Cómo orientar emocionalmente en situación de pandemia

Cómo orientar emocionalmente en situación de pandemia

La situación generada por la COVID-19 ha provocado distintos estragos a nivel psicológico y ha alterado nuestro bienestar emocional. Un estado que se refleja en la vida profesional y en el rendimiento y la productividad en nuestro entorno laboral.

De ello hemos hablado con Estéfany Cevallos, Lucas Martín y Beatriz Carrasco.

Estéfany Cevallos es graduada en Psicología y tiene un máster en Recursos Humanos. Lucas Martin Soria es titulado en Psicología, técnico de selección con más de 5 años de experiencia y formación en el área de selección y administración de personal. Beatriz Carrasco es licenciada en Psicología, con máster en Dirección de Recursos Humanos y experiencia desde 2007 como Técnico de Selección en perfiles principalmente IT.

Tres profesionales que forman parte del departamento de Selección de Personal de SEREM y que nos han explicado recomendaciones y consejos para gestionar las emociones en una situación de pandemia como la que estamos viviendo.

  • ¿Cómo afecta una pandemia como la COVID-19 a las emociones y cómo se ven reflejadas en el ámbito laboral?

Cualquier persona, en su ámbito profesional, puede sufrir trastornos de ansiedad o algún problema relacionado con los estados de ánimo. Lo más habitual es que se den situaciones de ansiedad, estrés y falta de certeza sobre lo que va a pasar. También el hecho de cambiar nuestro día a día y la falta de relación con otras personas puede generar apatía y falta de motivación. En el ámbito laboral todo ello se puede traducir en una disminución de la productividad o absentismo, o situaciones de irritabilidad que acaban generando conflictos de grupo. Todas estas circunstancias pueden derivar en pérdidas económicas para la empresa, un mayor desánimo en el entorno profesional y por tanto menor productividad.

Las emociones que se pueden dar serían negativas, como miedo, ira o tristeza, angustia y frustración. Estas emociones desembocan en irritabilidad, ansiedad, insomnio, un bajo estado de ánimo, fatiga, apatía, desmotivación e irritabilidad.

Esta circunstancia, desde el punto de vista laboral, generan falta de interés y baja productividad, siendo la alarma más llamativa el absentismo o el incumplimiento del horario laboral. Además, hay que tener en cuenta la solicitud de bajas médicas o cualquier informe que indique la necesidad de ayuda médica constante en un periodo corto de tiempo.

El equipo de orientación sobre todo se centra en la solicitud de consulta de los a través de los canales directos de comunicación.

  • ¿Cuáles son las situaciones a las que se enfrenta el equipo de psicólogos de recursos humanos y cómo las afrontan?

La pandemia impuso en el entorno laboral una nueva situación, una rutina distinta a la habitual, que pasaba por desempeñar la labor profesional desde casa. Esta circunstancia, unido al miedo general al virus, la incertidumbre sobre el futuro y el contexto general de pesimismo, provocó casos de estrés y ansiedad, o casos de problemas de conciliación laboral y familiar de quienes estaban al cuidado de familiares con COVID-19. En esos casos, lo que se debe hacer es dar información sobre a quién se puede dirigir el afectado para gestionar horarios más conciliadores o facilitar más información sobre la situación y las herramientas con las que se puede contar para afrontar este contexto.

A su vez, este nivel de estrés y ansiedad pueden verse reflejados en lo laboral, lo que sería un grave problema a nivel empresarial. Por eso es importante estar en contacto con los afectados para darle el apoyo y, si es necesario, conducirlos a una ayuda más profesional.

  • ¿Qué recomendaciones pueden dar para trabajar el miedo, la falta de motivación o la falta de productividad?

Hay que saber meterse en la piel de cada persona y trabajar la mentalidad de cada uno. Pero sobre todo hacerle ver que la situación de pandemia es algo temporal, que pasará, que combatiremos al virus y que la ”normalidad” llegará pronto, mantener una actitud positiva y mejorar aspectos de organización. Por ejemplo, que pueda definir sus horarios para que no sienta que está 24 horas atado a su puesto laboral, ya que su espacio personal y profesional se han unido en casa y a veces los límites de estas dos parcelas se difuminan.

Se puede sugerir recrear nuevas rutinas más allá del ámbito laboral para que le ayuden a crear un hábito de trabajo durante la pandemia y el posible confinamiento.

Y sobre las tareas laborales diarias, se pueden marcar objetivos más reales, realizables y alcanzables.

 

El Servicio de Orientación

Serem entendió la necesidad de poner en marcha un servicio de orientación emocional para hacer frente a esta situación de estrés, miedo o ansiedad provocada por la pandemia para “dar apoyo, orientación y recomendaciones de ayuda especializada”, según explica el departamento de Selección de Personal. Una vez recibida la solicitud, el equipo de orientación contacta con el solicitante para conocer su situación y problemática y proporciona la información necesaria sobre organismos oficiales y cualificados para ofrecer ayuda especializada, o el contacto con los diferentes departamentos de la empresa en el caso de necesitar trámites internos. Además, este servicio incluye un seguimiento de los solicitantes.

Sobre este servicio y los pasos a seguir para solicitarlo se informó a través de las plataforma de trabajo.

El primer contacto del solicitante es a través de correo electrónico, expresando la situación que está viviendo. “Una detección precoz del problema es fundamental para redirigir cuanto antes la situación”, explican.

Los profesionales añaden que el objetivo es “informar y apoyar a quienes lo requieran, bien en el confinamiento o en la situación actual, con la idea de dar pautas y consejos y ofrecer un acompañamiento y acogida, para que de esta manera se reduzca el miedo y la incertidumbre provocadas por la pandemia. Para la productividad de la empresa, es imprescindible el bienestar emocional del equipo humano”.

Una vez solicitado el servicio, se contacta con el solicitante y se analiza la situación, las posibles respuestas/soluciones al problema y se le hace un seguimiento. Si el equipo de apoyo considera que el problema es más grave, se recomendaría un apoyo más especializado.

Además, la puesta en marcha de medidas preventivas para aliviar los estragos emocionales de la pandemia en el entorno laboral y personal, según explican desde SEREM, es imprescindible. “Hay que dar información real a los implicados en los proyectos laborales, para que sepa si el propio proyecto corre peligro o para darles seguridad indicándole que todo marcha con normalidad”. Igualmente hay que definir bien el horario y tratar de que se cumpla, tanto hora de entrada como de salida y los descansos; ya que al estar en casa puede pasarse de tiempo o, muchas veces, incumplir con el horario establecido haciendo menos horas de las indicadas. En ese sentido, hay que evitar la autonomía y trata de seguir en contacto con compañeros y responsables, haciendo que el equipo siga unido y se puedan apoyar entre todos. Desde SEREM aputan a la necesidad de llevar un ritmo de trabajo normal, haciendo en casa lo mismo que en oficina. Crear una rutina similar a cuando se iba a la oficina y entender que esto es algo temporal y pronto volverá la normalidad.

Sobre casos reales, aseguran que “los casos recibidos han sido personas saturadas por situaciones personales unidos a la situación de incertidumbre que se sufrieron durante el confinamiento. En este caso, la simple escucha de su empresa sobre la posibilidad de conciliar su situación personal con la laboral, viéndolo en primera estancia, ya recondujo la situación hasta normalizarse”. Posteriores seguimientos reflejaron que la situación había vuelto a la estabilidad y había frenado esa sensación de incertidumbre y temor.

Afrontar esta situación a nivel de las emociones y su reflejo en el entorno laboral es una tarea que requiere esfuerzo y esmero, que debe abordarse desde el inicio, para atajarlo a tiempo. En este sentido un servicio de orientación emocional es una herramienta útil para apagar el fuego generado por una situación de pandemia que afecta a todas las parcelas de nuestro día a día. La información, la escucha activa, la dotación de herramientas y la conducción de los casos más severos hacia servicios especializados son básicos para controlar las emociones que provoca la pandemia y que puede repercutir en la productividad en el entorno laboral.

Publica tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + cuatro =